A Quién Corresponda

Quizás seas la primer persona a quien llegan estas palabras… y me resulta difícil pensar que sin saber tu nombre, tu edad o en que parte del mundo estás, coincidamos tan «casualmente».

Aunque tardé meses en decidir escribir estas lineas,  no se como describir lo que empezó hace algunos años -creo que cinco-, cuando mis pensamientos, agotados de rebotar entre cuatro paredes, encontraron la forma de salir aquella tarde en que mire a través de una ventana  y sentí ese arrebato de realidad.

Porque ahí? en ese momento?, no lo se, pero supe en aquel instante que mi vida no podía transcurrir frente a esa ventana, que debía haber algo mas, algo que nadie me estaba contando o que yo no era capaz de oír por el bullicio de mis propios preconceptos…

Era en cada pequeño viaje, al caminar por cualquier pueblito rutero, que encontraba en las charlas con sus habitantes tanto que aprender, en cada comida típica un sabor por descubrir y en sus silenciosos paisajes tantas «Verdades a Gritos».

SAM_1129

Entendí que viajando, aunque sea por pocos kilómetros, me impulsaba aún mas hacia ese  éxodo interior, a un recorrido introspectivo que no puedo limitarme a pensar como «vacaciones», ya que aunque se viaje  con solo mirar al horizonte, debía hacerlo como una práctica constante, porque  ese camino fuera de la zona de confort es el que nos hace conocer lo que llevamos dentro.

Por esas alturas místicas, la bailanta mental se transformo en viajes a rincones de Argentina, Bolivia y Perú, de los cuales volvía peor -o mejor-. Es que al tiempo, algo tan cotidiano como viajar en un colectivo, ser sorprendido por la lluvia o por un aroma familiar lejos de casa, me revelaban un nuevo sentido acerca de todo lo que nos perdemos a diario, por observar la pantalla de un celular o enfrascarnos en la vorágine del día a día, extraviando besos, risas, abrazos de amigos y tantos otros momentos de felicidad que llevan irremediablemente a una individualidad tan corrosiva que nos hace entrar en la mas usurera soledad, llenando las ausencias con otro tipo cosas, las que se compran, y asignándoles un valor-felicidad al lograr poseerlas.

Como dicen  Candelaria y Hernan Zapp en su libro «Atrapa tu Sueño», lo que tanto nos esmeramos en tener y acuñar incrementa un peso innecesario que nos termina hundiendo.

Lejos está del objetivo de este blog descubrir la alquimia para la felicidad o el significado de la vida, pero sospecho que «Ella» transcurre durante los momentos de felicidad, y que lo que hagamos entre esos momentos es determinante para valorarla.

Debo alejarme para lograr perspectiva pensé, pero… es que estoy tan lejos de ese «Salto».. y si fuera capaz, por donde comienzo?. De eso trata este Blog. Soy Rodrigo Gonzalez. Bienvenidos!.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *